¿Te has mirado y tocado la vagina?

Auto-exámen con espéculo:

La mejor forma de detectar a tiempo enfermedades que pueden volverse complicadas es conocer tu propio cuerpo, ser perceptiva con los síntomas que se te manifiestan, saber ver y palpar cuando algo a cambiado o no está del todo bien. Las mujeres tenemos inculcada vergüenza con respecto a nuestro propio cuerpo, como si fuera un objeto ajeno (demasiado sucio o demasiado delicado) que los demás, especialmente los médicos, deben tomar a su cargo. Y por eso es muy importante que aprendamos a conocernos. Esto no significa prescindir para siempre de los médicos, si no que es necesario para no “abandonar” tu cuerpo en sus manos y no sentarte a esperar que te “regalen salud”. No tengas miedo de preguntar a tu médic@ qué esta haciendo cuando te revisa y pedirle que te enseñe a hacerlo tu misma. Tiene la obligación de decirte.


Para el autoexamen necesitarás:

* Una luz dirigida (una linterna o lámpara potentes).

* Un espéculo.

* Jalea lubricante (la de los preservativos, por ejemplo), agua, saliva o alguna cosa similar (que no sea vaselina), aunque puede no resultar indispensable.

* Un espejo.

* Una cama firme, una mesa o el suelo.

Antes de examinarte aprende a abrir y cerrar el espéculo. Los espéculos que se consiguen más fácilmente son los desechables, y se pueden comprar en locales donde vendan materiales médicos. Son de plástico, y hay de tres tamaños (el mediano es el más usado en mujeres jóvenes y adultas que no han tenido muchos partos).

Pasos a seguir:

1 Cuando estés familiarizada con la manipulación del espéculo acomódate en la cama o en la mesa, sentada o acostada, con las rodillas dobladas y los pies bien separados. Puedes usar un almohadón para inclinarte un poco.

2 Lubrica el espéculo si es necesario. Insértalo suavemente en la vagina, cerrado, y en el mismo ángulo en el que pondrías un tampón (al ingresar las manijas del espéculo deben quedar apuntando hacia la parte interna de tus muslos, para que luego cuando lo gires éstas queden hacia arriba o hacia abajo).

3 Cuando haya llegado al fondo de la vagina gíralo lentamente de modo que lo puedas abrir en forma vertical.

4 Gira la manija hasta que el espéculo se abra lo más posible dentro tuyo, sin molestarte.

5 Si nunca hiciste esto antes o estás en una posición inapropiada, es probable que la vagina intente rechazar el espéculo. También puede ser que tengas que moverlo un poco o volver de insertarlo antes de que el cuello del útero aparezca a la vista. A veces te puede servir hacerlo con otra persona que te ayude.

6 Suele ser más fácil tener la luz apuntando al espejo mientras lo sostienes, para que puedas ver la cavidad abierta por el espéculo.

Esta zona rosada es tu vagina; en el fondo hay una protuberancia rosada que podrías pensar que es la cabeza de un pene húmedo: es el cuello del útero. Si no lo ves retira un poco el espéculo o empuja hacia abajo con los muslos del estómago. Comúnmente esto hace que el cuello salte a la vista.

7 Para retirar el espéculo déjalo abierto y tira suavemente hacia afuera.

Con el espéculo insertado en su sitio (si es de metal debe ser calentado previamente) para mantener abiertas las paredes de la vagina, te buscarás lesiones, flujo, derrames e inflamaciones en las paredes vaginales y heridas, crecimiento y color anormales en la membrana mucosa. L@s ginecólog@s pueden extraerte un poquito de tejido alrededor del cuello del útero para hacer una citología, prueba para detectar anormalidades en el cuello del útero, especialmente el cáncer cervical. Esto no duele, aunque demasiada fricción contra el cuello puede ser incómoda. Pero solo durará un par de segundos. En este momento también podrían extraer una muestra de flujo para examinarla con el microscopio y hacer un cultivo de gonorrea (prueba para la que el espéculo solamente pueda lubricarse con agua).

Anuncios

6 comentarios en “¿Te has mirado y tocado la vagina?

  1. muy bien. que interesante todo esto.
    pero no se como voy a saber yo si los colores, el creciemiento i las formas son normales??????? no sabria comparar.

    muy bonita tu vagina la mia es mas fea
    parece un pulpo.

    • Carola:
      La idea es, que desde ya te pongas en contacto con tu vagina y todas sus partes (por dentro y por fuera)
      que comiences regularmente a revisarte, y que tomes el conocimiento pleno de tu cuerpo,
      hasta poder llegar a determinar cuando algo anda mal.
      Yo te aconsejaría que te compres un espéculo desechable, o simplemente con tu dedos comiences
      en esta expedición; observa, toca, huele y prueba la acidez de tu vagina.

      Esta es mi humilde respuesta.

      Pabla.-

  2. odio la citologia es muy dolorosa siempre he pensado que deberia ser autoexamen, pero como hacerlo evitando el dolor en mujeres que no han tenido partos.seria ideal intentarlo y dejar de lado la fobia que le tengo. felicitaciones por el articulo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s